El Manchester City venció 4-3 al Real Madrid en la ida de semifinales de Champions

El Manchester City venció 4-3 al Real Madrid en la ida de semifinales de Champions

El Real Madrid encontró siempre una salida para no caer aplastado por la superioridad del Manchester City, los merengues demostraron su ADN para competir en cualquier circunstancia y dejaron todo abierto para la próxima semana en el Santiago Bernabéu.

Los de Carlo Ancelotti, vieron un punto de caer al precipicio en varias ocasiones, sobre todo en un comienzo arrollador de los ingleses. Sin embargo, el Real Madrid se giró como un gato, evitó la caída y siguió la marcha como si nada. La respuesta fue felina, una magnífica definición del 13 veces campeón de Europa.

Kevin de Bruyne marcó a los dos minutos, asistidos por un gran Ryad Mahrez, y antes del minuto 10 llegó el 2-0 con un error defensivo que aprovechó Gabriel Jesus con rapidez. No había forma de frenar la tormenta ni de impedir la enorme presión del equipo de Pep Guardiola, que estuvo sobresaliente en la circulación.

Todo fueron problemas para los blancos, minimizados sin Casemiro, y con dificultades para alcanzar el campo contrario. Un par de errores de los “citizens” en la salida pueden cambiar el partido pero no fue hasta el minuto 30 cuando Benzema dejó su sello en el Etihad Stadium con un zarpazo al primer toque tras un centro de Mendy.

El francés no se cansa de marcar ni de ser el jugador más decisivo partido tras partido. Lo hace todo y todo lo hace bien.Ahí se llegó al descanso con un intercambio de golpes que siguió -por todo lo alto- al arranque de la segunda mitad con un Manchester City agresivo y profundo. Foden hizo mucho daño por la banda y las ocasiones comenzaron a sucederse.

Foden, fue el primero con un cabezazo en el área pequeña que supuso el 3-1, pero Laporte -en dos ocasiones- y Mahrez perdonaron el cuarto del cuadro local antes de que Vinicius replicase con una jugada individual que evitó el sofocón colectivo.

El brasileño echó a correr solo desde su propio campo, le tiró un amago a Fernandinho y se plantó delante de Ederson para mandar el balón a besar las redes con mucha clase.

Sin embargo, los de Guardiola volvieron a la carga en la jugada posterior y estuvieron cerca de ampliar su ventaja.Tuvieron que esperar hasta el 74 con un zapatazo de Bernardo Silva que llegó con polémica después de que el colegiado se llevase el silbato a la boca pero no ejecutase el pitido. Algunos jugadores blancos se quedaron quietos y Silva aprovechó la confusión para fusilar a Courtois.

BENZEMA SIEMPRE AL RESCATE

Todo se había complicado para un Real Madrid que seguía a merced del juego de su rival a la espera de una acción individual que cambiase el guión pero sin grandes esperanzas en el horizonte.

El “Hey Jude” se entonaba en las gradas y la final de París comenzaba un verso más real para los ingleses. Pero, otra vez el gen madridista en la “Champions” hizo acto de presencia.

Una mano muy clara de Laporte permitió a Benzema marcar desde el punto de penalti -con un lanzamiento a lo “panenka” y ampliar su cuenta a 14 dianas en la Liga de Campeones.

El partido parecía morir pero los de casa todavía dispusieron de hasta dos ocasiones claras para anotar el quinto y desinflar la respuesta de los de Ancelotti.

La derrota es “dulce” para un Real Madrid que deja el semáforo en verde para la vuelta y para seguir soñando con el billete a París.

El Real Madrid necesita un gol para igualar la eliminatoria y dos para eliminar al Manchester City de Guardiola.

Redacción Vértice

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.