Argentina venció a Francia en los penales y gana la Copa Mundial en una final agónica

Argentina venció a Francia en los penales y gana la Copa Mundial en una final agónica

Agencias

Después de tanto sufrimiento, sin merecerlo por el gran trabajo hecho, la Selección argentina se consagró campeón de la Copa Mundial de Catar 2022 al vencer a Francia por 4-2 en la definición por penales. La historia había terminado 3-3 Lusail Iconic Stadium tras el tiempo reglamentario y el suplementario.

Casi sin dejarle posibilidades a su rival, los dirigidos por Lionel Scaloni salieron a jugar el partido perfecto: sin errores, con sorpresas, presionando alto y forzando el error, recuperando el balón y con un juego sin fisuras. Y eso le permitió irse al descanso con una ventaja de dos goles.

Ya de entrada dio indicios de lo que salió a buscar con la presencia de Ángel Di María por izquierda. Pese a algún intento desde afuera de Alexis Mac Allister o Rodrigo De Paul, la llave llegó con una aparición de Fideo dentro del área para ser derribado por Ousmane Dembélé que derivó en un penal.

Lionel Messi se encargó de la ejecución y con una sutil definición cruzada, siempre con la mirada fija en el movimiento de Hugo Lloris, que eligió el palo contrario, rompió la paridad en Lusail para desatar la euforia en el estadio. A partir de allí, el panorama se abrió por completo para la Albiceleste.

Messi corona carrera con jubiló.

Argentina controló las acciones, no se desesperó con el balón en su poder y aprovechó cada espacio que le cedieron los Galos. Precisamente, poco después lo golpeó con una jugada característica de los franceses: el contragolpe. Y todo inició casi desde la línea de fondo propia con Nahuel Molina.

Mac Allister jugó para Messi, este abrió para Julián Álvarez, que la cedió de primera para el mismo Alexis, quien salió disparado y a la carrera abrió la pelota a la izquierda para la llegada de Di María por el segundo palo, que también sin controlarla, remató cruzado para vencer a Lloris.

El golpe fue tal para el equipo contrario que Didier Deschamps, con sus hombres sin respuestas, sacó a Olivier Giroud y Dembélé para tratar de cambiarle la cara con los ingresos de Randal Kolo Muani y Marcus Thuram. Pese a que en el cierre pareció mejorar, nunca logró inquietar a Argentina.

Y para el complemento, con un repliegue lógico para defender lo conseguido hasta el momento, igual tomó el balón y se encargó de moverlo para encontrar un hueco que le permita sentenciar la historia. De hecho, de esa manera se las ingenió para inquietar al arco de Lloris.

Primero probó De Paul con una volea, luego una diagonal y posterior remate bajo de zurda, y luego con una gran jugada por izquierda de Di María que derivó en un pase atrás para Messi, que acomodó para la derecha, pero antes de su remate de cara al arco, Adrien Rabiot no lo dejó definir cómodo.

Francia, pese a su obligación y los cambios de Deschamps, se mostró asfixiada y expuso muchos errores, principalmente en salida, que le permitieron a Argentina quedar siempre en posición de riesgo. Igual, apostó al juego aéreo para tratar de incomodar al arco de Dibu Martínez.

Recién a falta de 20 minutos, Kylian Mbappé tuvo su primera posibilidad tras un movimiento personal de izquierda al centro, pero su intento salió muy alto. Sin embargo, la salida de Antoine Griezmann le quitó la posibilidad de generar juego y eso le permitió a su rival que vuelva a tener el control.

La Albiceleste estuvo precisa en cada corte, para interrumpir el juego cuando fue necesario, guardar el balón y recuperar el aire después de un gran desgaste. El ingreso de Marcos Acuña por Di María demostró que no había nada por tocar producto de un trabajo excepcional en todas las líneas.

Argentina dejó en evidencia, nada más ni nada menos que al último campeón en Rusia 2018, pero un penal de Nicolás Otamendi, tras derribar a Thuram, le dio una vida más. Mbappé se encargó del remate y con un tiro cruzado, que Martínez adivinó y alcanzó a rozar, logró descontar en Lusail.

Pero los errores propios le dieron la chance a Les Blues de que pudieran llegar al empate en solo una ráfaga. Kingsley Coman recuperó el balón, jugó al centro, Thuram la jugó para el mismo Mbappé, que con un gran remate cruzado de volea lo colocó junto al palo izquierdo de Dibu, que no llegó.

Toda esa cuestión descolocó al seleccionado argentino, que demostró cansancio por el trabajo hecho desde el principio, y el aire intacto de Francia le dio la oportunidad de mantenerse con chances hasta el final. El nerviosismo se apropió de los jugadores en el campo de juego, y reinó la imprecisión en el cierre.

Mbappé dejó en claro su capacidad, tanto física como mental, para darle la posibilidad a su equipo de soñar. Desde sus pies se generaron las mejores situaciones, y pudo darlo vuelta con su velocidad y su gran remate, pero los defensores se interpusieron en su camino. Y Rabiot también lo tuvo, pero tapó en dos tiempos Dibu.

Corren alegres.

Hasta que Messi respondió. En la última de los 90 reglamentarios, luego de que De Paul se la jugara, enganchó y definió de zurda, pero su disparo salió al centro del arco y Lloris despejó de gran manera al saque de esquina. Ya no hubo más tiempo, y el árbitro decretó el final y llevó el partido al alargue.

El inicio del primer tiempo extra mostró una tónica similar al comienzo del encuentro, con Argentina tratando de ser amo y señor del trámite, aunque careció de las ideas necesarias como también la explosión para sorprender, pero igual nunca dejó de intentarlo ni se dio por vencido en ningún momento.

Apenas ingresado, Lautaro Martínez tuvo dos situaciones inmejorables tras una buena jugada colectiva y una cesión de Messi, que Dayot Upamecano cerró de forma extraordinaria, y en el rebote Gonzalo Montiel probó desde afuera y obligó un rechazo al saque de esquina cuando el balón tenía destino de red.

Casi de inmediato, el mismo Lautaro lo tuvo mano a mano con Lloris luego de una gran asistencia de Acuña, pero no pudo frente al arquero y Upamecano alcanzó a desviar su tiro en la última de la primera etapa del tiempo suplementario. Y a seguir sufriendo los últimos 15 minutos.

En la primera, Messi intentó un disparo de zurda que el 1 francés tapó junto al palo izquierdo. Y en la siguiente, una pelota larga de Montiel la bajó el Toro para Messi, Leo la cedió para Enzo, que la abrió para Martínez, quien exigió a Lloris, que respondió de gran forma, pero en el rebote no perdonó el 10.

Pese a una posición adelantada que cobró el asistente, tras el rechazo dentro del arco de Upamecano, el árbitro sancionó gol luego de corroborar que no fue offside y que el balón ingresó por completo para desatar una alegría completa en el estadio al adelantar una vez más a Argentina.

Sin embargo, cuando Scaloni puso a Germán Pezzella para cerrar el partido, una pelota suelta le quedó a Mbappé, que desde afuera del área intentó un remate que dio en el codo de Montiel y el referí no dudó en sancionar penal. Y el mismo Mbappé lo cambió por gol con un tiro similar al primero.

Y la última del alargue fue para Francia, con una subida de Kylian por izquierda, que se cerró e intentó un centro cerrado que picó en el área y salió apenas junto al palo izquierdo de Martínez, que acompañó con la mirada para recuperar el aire y la ilusión. Y en la última, lo pudo ganar cualquiera.

Dibu Martínez le sacó un mano a mano increíble a Kolo Muani y en la respuesta, Argentina lo tuvo con un centro de Montiel por derecha que Lautaro conectó de cabeza tras ganar en las alturas, pero no pudo darle dirección y el balón salió a metros del palo izquierdo de Lloris. El destino quiso que se defina en los penales.

Ni el mejor director de cine hubiera imaginado una final más apasionante. Siempre Argentina estuvo arriba, siempre Francia lo emparejó, pero en la lotería de los penales, todo quedó en manos de los arqueros. Tanto Lloris como Martínez tuvieron su batalla, pero la suerte viajó para Sudamérica.

Argentina tuvo la definición en los pies de Messi, Dybala, Paredes y Montiel, más las manos del Dibu, que le contuvo el disparo de Coman más el tiro de Tchouaméni que salió afuera, y no alcanzaron los aciertos de Mbappé y Kolo Muani para evitar que fuera campeón después de 36 años eternos. ¡Argentina es campeón!

Redacción Vértice

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.